Caso Chevron

Renuncia el financiador clave de la demanda ecuatoriana contra Chevron

Fortune 18/02/2015

Russ DeLeon, amigo del abogado que lleva el caso, afirma haber sido engañado.

El mayor financiador de la demanda ambiental ecuatoriana por 9 500 millones de dólares contra Chevron, hoy día tiró la toalla y se comprometió a no proveer más fondos y entregar toda su participación en el caso – 7% de la @@sentencia@@ – a Chevron CVX -1.10%.

El financista James Russell DeLeon procedió así para llegar a un acuerdo en una demanda que la petrolera había presentado en su contra en Gibraltar, en donde reside, alegando que a sabiendas estaba financiando una demanda fraudulenta. (El acuerdo completo aquí.)

El hecho es notable puesto que DeLeon es compañero de la Escuela de Derecho de Harvard y amigo personal de Steven Donziger desde hace mucho tiempo, el abogado de Nueva York que ha actuado como el estratega clave e impulsor de la demanda ecuatoriana.

DeLeon había invertido 23 millones de dólares en el litigio, y además financió el 60% del documental Crude por Joe Berlinger, que presenta el caso bajo un matiz más bien heroico.
"A partir de marzo de 2007", dijo DeLeon en un comunicado, "proporcioné financiamiento para apoyar el litigio en Ecuador... creyendo, de buena fe, que apoyaba una buena causa.

Sin embargo, desde entonces he revisado la opinión del Juez [Lewis] Kaplan [tribunal federal del distrito de Manhattan] del 4 de marzo, y he considerado las pruebas presentadas durante el juicio. Como resultado, he llegado a la conclusión de que los representantes de los demandantes de Lago Agrio, incluyendo a Steven Donziger, me engañaron en relación a hechos importantes. Si hubiera conocido estos hechos antes, no habría financiado el litigio".

El Juez Kaplan en marzo del año pasado dictaminó que la @@sentencia@@ por 9 500 millones de dólares que obtuvieron los ecuatorianos contra Chevron ante la corte provincial de Lago Agrio, Ecuador, en febrero de 2011, fue lograda por Donziger y su abogado asociado en Ecuador a través de fraude, extorsión, sobornos y otros acciones ilegales.

En una declaración, Karen Hinton, portavoz de Donziger, dijo que por dos años ya DeLeon no había proporcionado fondo alguno , y que el equipo de Donziger estaba complacido con el acuerdo, “puesto que permitirá que una parte importante de la compensación ordenada en la @@sentencia@@ vaya a los habitantes afectados y sea empleada en la limpieza de sus tierras ancestrales, en lugar de ser pagada a un inversionista extranjero”.

También argumentó que “la disposición de Chevron a retirar todos los cargos contra el Sr. DeLeon, a cambio de su renuncia a compensación financiera alguna… refleja la cada vez más débil posición de la compañía en el litigio en general”.

En su propia declaración, el vicepresidente y abogado general de Chevron, R. Hewitt Pate, dijo, "nos sentimos complacidos de que otro socio de larga data haya puesto fin a su relación con este esquema fraudulento. Chevron continuará llevando ante la justicia a todos quienes se asocien con este litigio fraudulento"

La demanda ecuatoriana busca lograr una compensación por los daños causados por la contaminación petrolera supuestamente causada por Texaco —adquirida por Chevron en 2001— como resultado de las perforaciones petroleras realizadas en el Ecuador entre 1964 y 1992.

El fallo de Kaplan en un caso civil contra la asociación ilícita y @@corrupción@@ que Chevron presentó contra Donziger y su abogado asociado, está ahora en apelación y una audiencia ha sido programada ante para la semana del 20 de abril ante la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito en los EE.UU.

El anterior financiador del caso, Burford Group, un equipo de financiamiento de litigios de terceros que se cotiza en bolsa, en 2011 renunció a su involucramiento y participación en el caso, menos de un año luego de haber realizado la inversión, alegando haber sido engañado por Donziger y otros, respecto de hechos claves del caso. Burford estaba bajo amenaza de ser demandado por Chevron cuando renunció al caso.

Chevron además tiene una demanda pendiente en Gibraltar contra otro financiador del caso, la empresa británica Woodsford Litigation Funding. Woodsford ha negado cualquier irregularidad.

Fuente Original