Caso Chevron

Derrame de crudo contamina al río Aguarico y deja sin agua a varias comunidades de Sucumbíos

Periódico Independiente - 09/07/2014

Un derrame de petróleo de gran magnitud contaminó un estero afluente del río Aguarico que atraviesa varios cantones de Sucumbíos.

El hecho que ocurrió a la altura del kilómetro 16 de la vía Lago Agrio-Cuyabeno, entre las 18h00 y las 20h00 del 1 de junio, se produjo por un deslizamiento de la capa asfáltica que cayó a la orilla sobre el oleoducto secundario, provocando la rotura y el derrame de petróleo sobre el estero del río Parahuaico 1 y la contaminación a lo largo del río Aguarico y sus riberas. Los ríos afectados sirven para la recolección, almacenamiento, consumo, aseo y limpieza de las poblaciones asentadas cerca de los ríos; además sus aguas son utilizadas en las actividades agrícolas y ganaderas del sector, según los comuneros.

El derrame afectó a varios sectores de la parroquia Dureno del cantón Lago Agrio; cerca del medio día del miércoles los restos de crudo llegaron al recinto Tierras Orientales, en el cantón Shushufindi; y el jueves en la mañana alcanzó el recinto Sábalo, en el sur del cantón Cuyabeno.

Lo recuperado

Aproximadamente 2.200 barriles de petróleo, que se bombeaban desde el campo Libertador, se regaron en los ríos, de los cuales se habrían recuperado alrededor de 1.700, mencionó Oswaldo Madrid, gerente general de Petroamazonas.

Más de 100 especialistas de Petroamazonas trabajan desde el día del siniestro en las zonas afectadas donde "se implementaron fosas para recuperar el crudo; se colocaron tramos de barreras de faldón en puntos estratégicos de contención de los ríos Parahuaico y Aguarico; además se armaron tanques de almacenamiento temporal", según un comunicado de la estatal petrolera. Asimismo, técnicos de diferentes ministerios realizaron análisis y evaluaciones del desastre en algunos sectores afectados. La cobertura de los diferentes medios de comunicación fue impedida por elementos de las Fuerzas Armadas que custodiaban el sitio, quienes dijeron, cumplían una disposición directa del Comando y de la empresa.

Afectados

Hasta la tarde del 4 de julio no se precisaba la totalidad de las comunidades y el número de personas afectadas de los tres cantones ubicados a lo largo de las riberas del río Aguarico.
Los comuneros de varios sectores de Dureno, Pacayacu, Chiritza, San Pablo, Tierras Orientales y Sábalo, entre otros, piden a Petroamazonas principalmente la dotación de agua y víveres, indemnizaciones e inclusión en los trabajos de reparación y obras de compensación. Segundo Medina, morador del sector, tiene varios sembríos de cacao, maíz y yuca, cerca de donde ocurrió el siniestro; declaró que “el volumen del crudo alcanzaba los 50 centímetros de grosor que bajaba por el estero dirigiéndose hacia el río Aguarico; las entradas de las fincas también están afectadas”, dijo.

Asimismo Lorgio Granda, habitante de la zona, expresó que “la comunidad está afectada, nosotros queremos que Petroamazonas llegue a un acuerdo con las comunidades que están afectadas y necesitamos una obra de compensación social; además pedimos que allí haya jóvenes que necesitan trabajar”. Por su parte Henri Castro, presidente del gobierno parroquial de Pacayacu, señaló que “estamos sumamente preocupados por esta situación, tenemos varias comunidades asentadas en las riberas del Aguarico y hace uso de esta agua. Esperamos que se tomen los correctivos pero de manera urgente en la zonas afectadas", mencionó. Visiblemente molesto, el alcalde de Cuyabeno, Alipio Campo verde, mostró fotografías de varios sectores afectados en que aún no había limpieza de los restos de petróleo "en esta reunión del COE nos están tratando de decir que está solucionado el problema y no hay nada solucionado. Qué pena escuchar al señor de Petroamazonas y al gobernador que dicen que está controlado todo, cuando es negativo, no está controlado". Agregó que las comunidades no han sido informadas de la situación y continúan consumiendo el agua.

Acciones de autoridades

Las autoridades provinciales comandadas por el gobernador encargado de Sucumbíos, Gaitán Celín, convocó al Comité de Operaciones de Emergencia (COE) provincial por el desastre y resolvieron declarase en sesión permanente para asistir a los afectados. El gerente de Petroamazonas, Oswaldo Madrid, afirmó que se está armando una estrategia para asistir a las comunidades de manera rápida y oportuna, "que es lo más importante y ya se han atendido a algunas personas y tenemos que hacer una inspección y evaluación de todos los afectados; para ellos contrataremos a gente de la comunidad que conoce los sectores para que nos colaboren", añadió.

Acotó que se han dotado de agua a ciertas comunidades indígenas y se trabajará en temas de indemnizaciones y compensaciones que se necesiten en los sectores perjudicados.

Por su parte Celín afirmó que han visitado varias comunidades para verificar las afectaciones y necesidades primordiales de la población. “Inmediatamente se han conformado mesas de trabajo y articulando las diferentes instituciones, la parte que más nos interesa es la humanitaria y buscar soluciones para cada familia.Al momento se han entregado tanques de agua para consumo”.
Mediante un comunicado difundido el 4 de julio, Petroamazonas expresa que las “Autoridades locales del Cantón Cuyabeno y de instituciones estatales realizaron un sobrevuelo al río Aguarico y un recorrido fluvial en la zona de Playas de Cuyabeno y observaron una mancha negra, que se comprobó es agua, producto natural de la putrefacción de materia orgánica y no petróleo”.

El alcalde de Lago Agrio, Vinicio Vega, manifestó que ha existido falta de información de otras autoridades sobre el suceso. "Nosotros estamos preocupados por la situación, pero nos molesta que como autoridades locales seamos los últimos en ser informados. Habíamos solicitado reuniones en el sitio del daño y estamos analizando para saber qué trabajos hacer e ir sumando acciones conjuntas para entrar con la parte operativa", comentó.

Hasta el cierre de esta edición estaba prevista una tercera reunión para evaluar los avances de las acciones realizadas.